El Acorralamiento

Por Alexis Js. Acosta Genao

Asumamos que un banco recibió $10 en un depósito a plazo, y que prestó $7, manteniendo el resto, es decir $3, en Caja y Banco Central entidad que sólo requiere 20% como encaje legal, es decir $2. En este ejemplo, el banco comercial está encajado. Para fines de simplificar la explicación del tema, en este y en los demás temas similares, excluyo requerimientos de encaje sectorial y el patrimonio aportado por los accionistas. Pero existen otras razones que pueden provocar la iliquidez de ese banco, y que el faltante de efectivo no sea $3, sino, digamos, los mismos $10 que los ahorrantes depositaron.

Una de esas razones, la mas procaz de todas, la mas desestabilizadora, la mas onerosa y abusiva, es la de sembrar la semilla de la duda en los ahorrantes y depositantes. Esta práctica deleznable consiste, para usar una frase en boga hace mas de dos décadas, en acorralar a un banco.

El acorralamiento fue una técnica utilizada en nuestro pais en La Guerra de Los Bancos, en los años 80 y 90,  contra varias entidades del Sistema entre ellas el Banco Popular, el Banco del Comercio, Banco Universal, Baninter, Financiera La  Monetaria, Banco Cibao, y Vimenca, esta última azuzada por Mr. Verde, un ex máximo ejecutivo de una mundialmente famosa, y elitista tarjeta de crédito , quien a través del grupo acorralante inició una abierta campaña difamatoria relativa a que Vimenca estaba especulando con el dólar y era la responsable de la inestabilidad en la tasa de cambio, lo que a algunos, yo incluido, nos hizo temer por la vida de Don Victor Méndez Capellán al recordarnos el triste y nunca olvidado caso de Don Héctor Méndez y su chofer Don Napoleón Reyes, libelos cuyo objetivo esencial era, supuestamente,  obtener el traspaso de la licencia de Western Union hacia el grupo financiero que controlaban los promotores de los rumores. Si los rumores sobre la licencia de Western Union y su traspaso a los responsables de esa terrible campaña eran mas que una hipótesis, la realidad fue que Don Victor resultó un hueso de concreto armado, imposible de roer y tragar, y sobrevivió para hacerse mas fuerte y relevante.

La crudeza de esos procesos de acorralamientos fue bestial, provocando que esas entidades perdieran cientos de millones de pesos en retiros en tumultuosos y traumáticos procesos que alcanzó una gravedad muy seria, no sólo para esos bancos, sino también para todo el sistema bancario.

(Recientemente rumores falaces se han dirigido al Banco de Reservas, entidad que alegadamente está en deficiencia del encaje legal por un préstamo al gobierno. El Banco de Reservas, junto al Banco Popular, el BHD y el Progreso, según todos los indicadores que poseo los colocan en la exclusiva categoría de “Bancos Inquebrables”, excepto si son confrontados como lo fue el Baninter, por la mas poderosa dimensión humana en cualquier mercado: el gobierno. Dudamos mucho que el Gobierno tenga interés en arruinar al Banreservas, entidad con una capacidad de auto capitalización enorme, lo que se refleja en la ausencia de desencajes importantes, y sobrantes  de liquidez sencillamente fantásticos al igual que un manejo interno en sus sistemas de operaciones y seguridad admirables)

EL BANCO POPULAR

Respecto al Banco Popular recuerdo dos procesos de acorralamiento por parte de la competencia, y la feroz embestida contra quien se decía era el principal rival del banco acorralante. Me di cuenta del peligro que gravitaba contra esa entidad cuando iba de viaje al exterior y fui a comprar unos dólares a un banco de cambio ya desaparecido. La encargada de vender los dólares me dijo que le podía pagar con cheques de cualquier banco, menos del Popular. Ante tan inusual petición le pregunté las razones.

Me dijo que habían muchos rumores en circulación de que el banco estaba quebrado debido a la construcción de la Torre Popular, y otras inversiones, y que los comerciantes tenían el temor que los cheques pudieran “rebotar” en la Cámara. Le dije que esa era una mentira de marca mayor, que el Popular era un banco sólido, muy bien manejado, concluyendo en forma hasta un poco ofensiva diciéndole “que si el Popular quiebra, quiebra el país”. Esas palabras en un momento de enojo, aun las recuerdos como si fueran cañonazos salidos de mi corazón.

Esas campañas en contra del Banco Popular no tuvieron éxito, pero causaron grandes retiros los que ocurrieron en forma volátil, como se propaga el fuego cuando se riega y se enciende la pólvora, culminando en la presentación en la prensa de un sorprendente comunicado conjunto con quien lo estaba acorralando. El hecho de que el Popular aceptara presentarle al pais ese acuerdo, reflejaba el terrible daño que habia sufrido su liquidez debido a la campaña de rumores en su contra que se pusieron a circular. Esa fue una tregua en la guerra salvaje que afectaba a estos dos colosos. Esa cesación en las hostilidades sería momentánea, y la lucha encarnizada se reanudaria meses mas tarde, esta vez con un resultado favorable, y total, para el Popular. Su rival cerraria sus puertas, pero por lo menos lo hizo via absorción por un grupo financiero muy pequeño.

BANCO DEL COMERCIO

En el caso del Banco del Comercio, el acorralamiento al que fue sometido fue uno de los mas graves y penosos. Su ex-president y fundador,  relata en sus Memorias, el impacto monetario sobre el Bancomercio por el acorralamiento al que fue sometido, perdiendo, en un par de dias mas de $350 millones de pesos, y en una semana cerca de $700 millones. Tan grave fue el impacto de esa corrida, aviesamente dirigida, que según documentos publicados, le obligó a ir a donde el Presidente Balaguer a entregarle unas grabaciones en las que alegadamente se escuchaban a funcionarios de un banco, que recientemente, y en esa época, habia construido una torre, dirigiendo una bien orquestada campaña de rumores falaces en contra del Banco del Comercio. Nunca he escuchado esas grabaciones; el examen de las liquidaciones en la Camara de Compensación en esos dias de cuantiosas pérdidas para el Bancomercio revelarian con crudeza la entidad beneficiada mayoritariamente del flujo de esos retiros. En esas liquidaciones se encontrará la verdad.

La lucha por la preeminencia bancaria que se dió entre ese banco, y el Bancomercio, nunca la he podido entender, pués el máximo dirigente del Popular, un hombre generalmente considerado como el Padre de la Banca Dominicana, habia ayudado en sus inicios, y en forma extraordinaria, e inusual, al Banco del Comercio, facilitándole parte de los manuales operacionales, los cuales fueron readaptados por el Gerente de Operaciones, quien provenia del Citibank, y los de Créditos, los cuales fueron modificados por mi, que provenia del Chase Manhattan Bank N.A, debido a la tendencia que observé en el otorgamiento de préstamos de capital, los cuales estaban prohibidos en el banco extranjero que laboraba debido a su vocación hacia la pérdida, o a la categoria de substandard. Mi experiencia profesional con la documentación que me fue entregada  en esa oportunidad despertó en mi un  gran respeto por el Banco Popular debido a lo bien estructurado que estaban esos manuales, en todos los aspectos bancarios fundamentales, desde la Portafolio de Crédito, Sistema de Operaciones, hasta la legal, ésta última roca fundamental de toda insitución financiera.

Siempre me he preguntado: ¿Cuales fueron los motivos que causaron un cambio tan radical en el Presidente de ese hoy increible banco. No los conozco, solo soy testigo del apoyo incondicional que su presidente le dió en forma tangible, y sin esperar nada a cambio,  al Bancomercio.

BANCO UNIVERSAL

Con relación al Banco Universal, tan pronto el Dr. Don Salvador Jorge Blanco abandonó el poder se inició el acorralamiento contra este banquero y su grupo, el cual se acentuó cuando Don Leonel Almonte fue arrestado, por supuestamente haber inflado las cantidades de una piñas que le habia vendido al gobierno. Al Sr. Almonte lo recordaba, y le agradecí siempre, su apoyo cuando yo laboraba en el Bancomercio, pues nos ayudó en forma desinteresada, ágilmente y sin reservas, cada vez que le solicitamos depósitos para cubrir potenciales desencajes. Nunca nos negó esa ayuda, la que incluyó dejarnos los depósitos por largos periódos, lo cual hacia debido a su Buena voluntad, pero también a la enorme liquidez que manejaba.

Por eso, cuando cayó preso, fui a visitarlo a la cárcel, que me parece estaba localizada en el Ensache La Fé de la capital. También  los sobrantes de liquidez que teniamos en el Bancibao, los depositábamos en el Banco Universal en la sucursal que estaba en la Calle del Sol al lado del Pez Dorado para asistirlo y ayudarlo aunque fuese mínimamente.

El Sr. Almonte siempre nos devolvió los depósitos cuando se los requerimos. Para mi, formado bajo principios sólidos de templanza personal, ayudar a Don Leonel era una obligación moral, compromiso basado en el mas profundo agradecimiento, pues nunca tuve relaciones personales de ninguna naturaleza con el Sr. Almonte.

Esa solidaridad me costó mi posición en la Antigua Corporación Dominicana de Electricidad (CDE) cuando unos chismosos fueron donde el Dr. Balaguer y le dijeron de mi visita a Don Leonel en la cárcel. Estaba camino a Cannes, en Paris, invitado por la Corporación VISA, la que celebraba su reunion anual, cuando me leyeron el Decreto.

Mi estadia en ese Consejo de Directores se la debi a Don Carlos Guillen Mera, un hombre muy querido para todos en la familia, a quien admirábamos y lo teniamos como un familiar cercano. En mi estadia en la CDE nunca cobré un solo centavo por pertenecer al Consejo de Directores, donando dichos fondos para que fuese parte de las regalias de los obreros, personal que siempre me impresionó profundamente por sus contribuciones a la empresa.

BANINTER

Con el Baninter, si bien es cierto que fue confrontado por el Gobierno cuando se descubrió el fraude, que excedía los $43 millones de dólares, con una tarjeta de crédito otorgada al Presidente de la República, el banco se recuperaba, una y otra vez, debido a la extraordinaria red de sucursales que tenia, y a las irritantes ayudas que el Banco Central le otorgaba para evitar su colapso, política discriminatoria contra otros bancos, como en el caso del Banco Cibao, a quien el Banco Central se negó a desembolsar $40 millones comprometidos por la Superintendencia de Bancos mediante contrato escrito.

Fue documentado la práctica de un banco, que, supuestamente, se dedicó a propagar “Rumores Falaces” en contra del Baninter hasta el punto que según fuentes bien informadas los dueños del Baninter prepararon una campaña radial, escrita a través del Listin Diario, y televisiva, en contra del banco acorralante, la que fue desactivada por los señores Hernani Salazar y José Lois Malkún, este último en su capacidad de Gobernador del Banco Central, quienes convocaron a una reunión en la casa de campo, en La Romana, donde residia el fundador del alegado banco acorralante.

Naturalmente, cuando se anunció la liquidación del Baninter, a ese banquero se le invitó para que pasara por el Palacio Nacional, llegando con cara adusta y semblante de una persona muy preocupada; pero al salir lo hace sonriente, feliz. ¿Qué se le dijo a ese poderoso banquero en el Palacio?. Después de descartar lo improbable, era evidente que se le informó que el Baninter seria cerrado, todo en cumplimiento de la sentencia “y  Yo te Cierro el Banco!”.

En el caso Baninter, si bien es cierto que tuvo serios problemas operacionales que desafiaban su supervivencia, lo cierto es que no tenia la mas minima posibilidad de sobrevivir debido a la tormenta que le venia encima. Sin embargo, la utilización abierta y violatoria a la Ley de Quiebras, o similar, de los bienes del holding en la campaña política, en especial los medios de comunicación , siempre, en mi opinion, ha dejado una amplia duda en cuanto a la razón real que motivó al Gobierno a cerrarlo. Expreso lo anterior debido al contraste con las acciones del Dr. Joaquin Balaguer cuando cerraron 8 bancos comerciales, y numerosas financieras.

Es importante mencionar que los gobiernos siempre han sido considerados en la Teoría de Juegos (Game Theory), como participantes no beligerantes, nunca como conquistadores. Por ejemplo, el Dr. Joaquín Balaguer era percibido por los ocho bancos pequeños que cerraron en la década de los 80 como parte de un gobierno belicoso debido a que casi todos fueron autorizados bajo la gestión del Dr. Salvador Jorge Blanco, o de Don Antonio Guzman, es decir, eramos los “Bancos del PRD” tal como lo dijo un dirigente, y gran amigo, del Partido Reformista.

Era, pués, de acuerdo a ese amigo,  la presunción del Dr. Balaguer que esos bancos eran propiedad del Dr. Jorge Blanco, y si no lo eran, este tenía mucha influencia sobre sus dirigentes. Ambas percepciones no estaban ajustadas a la realidad, aunque en lo personal, en mi caso, siempre le estuve profundamente agradecido al Dr. Salvador Jorge Blanco, y a los dirigentes del PRD,  por sus atenciones e interés en nuestras empresas, así como al Profesor Juan Bosch, cuya influencia sobre muchos de nosotros se remontaba al debate que tuvo con el Padre Láutico Garcia, debate hermoso e inspirador que es desconocido por las nuevas generaciones.

Pero el Dr. Balaguer nunca adversó a esas entidades tratando de quebrarlas para utilizarlas en el afán politico.La estrategia agresiva en el plano económico que ejecutó con la mejor buena fe no fue muy feliz, siendo la causa esencial de esos colapsos debido a la volatilidad de la tasa de cambio (la cual se duplicó), lo que produjo que los excesos de liquidez que los bancos tenían, y su estabilidad, se evaporara.

El canibalismo que siguió es conocido por todos y la destrucción desoladora, el drama humano desgarrador de tantos bancos quebrados jamás puede ser olvidada, Pero nunca ví un solo activo de esos ocho bancos y numerosas financieras utilizados en lo personal por el Dr. Balaguer, o sus funcionarios, en la campaña política.

BANCO CIBAO

El Bancibao no tuvo un proceso de Desintermediación Financiera ocasionado por retiros súbitos de los ahorrantes. Nunca ocurrió hasta que salí del banco el dia 6 de Julio del 1989. La ausencia de los desembolsos aprobados en la transacción con la Financiera Dobisa, lo acorraló. Salvar a DobisaDobisa fue la real causante del colapso del Bancibao. Si no la hubiésemos hecho, el Banco Cibao estuviese aún operando.

ORIGEN DE LA ILIQUIDEZ DEL BANCIBAO

A principios de 1988 se produjo en Santiago una ola de rumores en contra de la Financiera Dobisa, la entidad financiera no regulada mas importante del Cibao. Esta empresa estaba dirigida por Ramón Adriano Fernández, alias Papote, quien en su época llegó a ser el avicultor mas destacado del Cibao. Papote habia ayudado a numerosos avicultores de Licey, Moca y otros lugares del pais. Cuando cayó en desgracia, una parte importante de esos “amigos” lo abandonaron, y lo criticaron en forma muy ácida. Ese tratamiento para este hombre, me dejó una impresión profundamente desagradable. Esa pobreza humana abrumante no la olvido, como tampoco olvido mi lealtad, y la de los demás Directores del Bancibao, en todos los aspectos, en la profunda desgracia que cayó sobre Papote.

En el caso de los directores del Bancibao, y en especial el mio, en lo personal que fui el que mas aportó en dinero y apoyo moral,  ellos contribuyeron a un fondo mensual para sustentar las necesidades mas perentorias de este señor y su familia, en especial para la comida, sin esperar de él nada a cambio.

Siempre he creido en la gratitud hacia los demás, en especial a quienes nos han favorecido en cualquier forma; la actitud de cierto individuo en otras ocasiones cuando yo, y mi familia, estábamos en desgracia, es digno de insertarlo – como ejemplo de por qué no podemos caminar así en la vida-  en la Marcha de los Animales, de Aristóteles, ó en el De Beneficio de Séneca, o quizás como un ejemplo violatorio de los tres grados de gratitud definidos por Santo Tomás de Aquino, quien recopilaba así las ideas de esos dos genios de la antigüedad sobre el ser in gratus.

Al Sr. Fernandez las autoridades monetarias le devolvieron sus empresas, pero hasta ahora no se ha rendido cuentas a los accionistas sobre estas transacciones, ni el beneficio que tuvo para los ahorrantes y depositantes, a quienes aun, 27 años después, no se les ha informado sobre la disposición de la Masa de Liquidación, que obligatoriamente incluye a esas empresas, aunque sí se que ha sido motivo de sentidas molestias, y enojos, para varios Superintendentes de Bancos.

Pero volviendo a Dobisa, esta se había embarcado en la adquisición de unos terrenos en Luperón que bordeaban la hermosa bahía, y una de las mas bellas playas del país, de arenas doradas y resplandecientes, y aguas límpidas y cristalinas. Ese proyecto no contó con ningún financiamiento a largo plazo, y comenzó a ser financiado con recursos propios, y eventualmente de Dobisa. Todas las financieras del país sufrían del descrédito del mal rumor, originado por personas mal intencionadas, y Dobisa no escapaba a ellos

Así, el consuetudinario tumulto en la calle 16 de Agosto de Santiago,  creado por personas que solicitaban sus recursos en Dobisa, comenzó a crear un malestar social no conocido en Santiago. Para nosotros la situación era penosa debido a que Papote era un miembro con sinceros afectos del Consejo de Directores, y ocupaba  una de las Vicepresidencia del Consejo de Directores.

Una noche, mientras me encontraba descansado en mi pequeña finca en La Ciénaga, Jacagua, la cual había sido propiedad del abuelo paterno de mi esposa, se  presentaron el Secretario del Consejo de Directores del Bancibao, acompañado del Consultor Jurídico de la Superintendencia de Bancos, y el Sr. Fernández.

En esa reunión el representante de la Superintendencia de Bancos me informó, y luego el Superintendente de Bancos me lo confirmó, que el Arzobispo de Santo Domingo de ese entonces, había visitado al Presidente Balaguer, y le había recomendado la solución del caso Dobisa, pues todos los informes que le había dado su hermano, un prestigioso, y muy querido médico veterinario ya fallecido, con relación a sus dueños,  eran positivos, pues se trataba de personas muy laboriosas.

El representante de la Superintendencia de Bancos nos informó que ellos estimaban que con unos RD$ 20.0 millones de inyección líquida en Dobisa se resolvía el problema de los retiros, pues se estaba en negociaciones con el Sr. Gregorio Mora para la venta del Hotel Luperón Beach Resort, en una transacción que envolvía ocho cifras altas

Esta parte resultó ser cierta, pues meses después el Sr. Mora adquiriría el hotel, mediante un contrato de compra venta que contó con un desembolso de siete cifras, y el resto en pagos a crédito, papeles que eran fácilmente negociables por la calidad moral y financiera del Sr. Mora. Este iniciaría así una exitosa operación hotelera,  que fue ampliada poco mas tarde.

Un análisis del flujo de caja de Dobisa, y el apremio de pagar compromisos ineludibles en forma inmediata, de manera que se pudieran salvar  numerosos bienes inmuebles, que salieron publicados en ejecución en el diario La Información de Santiago, determinó que los RD$ 20.0 millones ofrecidos eran inadecuados, por lo que un colchón de seguridad de otros RD$ 20.0 millones fueron añadidos, firmándose un acuerdo tripartito entre Bancibao-Superintendencia de Bancos-Dobisa, mediante el cual el primero se hacía cargo de Dobisa, recibiría las acciones y los activos como dación de pago, mas un redescuento de RD$ 40.0 millones. En diciembre de 1988 el Bancibao empezó a pagar las deudas de Dobisa, y a solicitar el Redescuento prometido y pactado por escrito. La Superintendencia de Bancos cumplió lo pactado y remitió el contrato al Banco Central y los primeros pagarés para que se nos desembolsaran los recursos contractualmente aprobados.

Pero estos nunca llegaban, ni llegarían en nuestra gestión. Ese cumplimiento de la Superintendencia de Bancos la agradezco y la llevo en mi corazón, naciendo en él un profundo respeto por esa entidad reguladora, y sus dirigentes, no importando el gobierno que los nombre.

En los inicios del mes de Junio de 1989, ya habíamos desembolsado RD$ 43.0 millones, y nuestra liquidez era de sólo RD$ 13.3 millones, divididos en RD$ 7.0 millones en caja, y RD$ 6.3 millones en el Banco Central, causando preocupación en nosotros y en la Superintendencia de Bancos.

El Redescuento era imprescindible para nuestra supervivencia. A finales de Junio ya el Bancibao tenía un balance negativo en su posición de efectivo de RD$ 6.0 millones, compuesto por un sobregiro en el Banco Central de RD$ 13.0 millones, y RD$ 7.0 millones físicos en caja. Pero nuestras esperanzas eran una vana ilusión.

El Banco Central, a pesar de todas las diligencias y las urgencias que teníamos, y que ellos veian en el estado de la Cuenta Regular todos los dias, del deterioro  en nuestra liquidez, del hecho de que habíamos salvado a una entidad objeto de serias controversias que ponían en peligro al sector financiero en su conjunto, y de la presencia de un documento escrito, rubricado por las mismas autoridades monetarias, nunca nos desembolsó un sólo centavo.

Esa fue la razón por la cual decidí vender mis acciones al Bancomercio, decisión fatal que lamenté siempre haberla tomado, pues jamás se me ocurrió pensar que el Bancibao no iba a ser consolidado con el Banco del Comercio, sino que se dejó como una entidad separada, pero manejada por los mismos Gerentes,  ni que se iba a utilizar el Bancibao para transferir casi $100 millones al Bancomercio a través de sobregiros en la Cuenta Regular del Bancibao en el Banco Central.

Tampoco sabia al vender mis acciones que ya el Banco del Comercio estaba herido de muerte, con una liquidez muy frágil, iliquidez que fue el motivo real por el cual no fue consolidado con el Banco Cibao, optando su dirigencia en financiar el déficit del efectivo a través de:

a) Sobregiros en la Cuenta Regular del Banco Cibao en el Banco Central, el cual quedó revelado en los cuantiosos pagos (poco mas de $177 millones) a través de cheques compensados en la Cámara de Compensación. Estos cheques del Banco Cibao eran utilizados por los clientes del Bancomercio para pagar préstamos, y otras ordenes de pago, en esa entidad, incrementado, cada dia, el sobregiro en la Cuenta Regular del Bancibao en el Banco Central, pero aumentando la liquidez del Bancomercio en esa entidad.

Desde que sali del Bancibao el dia 6 de Julio del 1989, hasta que fue liquidado el dia 21 de Diciembre de ese año, el Bancibao jamás tuvo un saldo a cobrar al Bancomercio en las liquidaciones de la Cámara de Compensación, quedando el Banco Central “enganchado” con esos sobregiros, precio a pagar por no haber esa entidad honrado el compromiso de los $40 millones rubricado entre Banco Cibao-Superintendencia de Bancos-Dobisa debido al temor que tenia cierto banco de la competencia ante el avance sólido del Banco Cibao y empresas afiliadas.

b) Cancelaciones en Certificados de Depósitos en el Banco Cibao, valores para los cuales los oficiales del Bancomercio utilizaban un Poder mediante el cual esos clientes autorizaban a esos oficiales, entre los cuales se encontraban los Vicepresidentes del Bancomercio, que a su vez lo eran del Bancibao, a transferir esos depósitos a plazo al Bancomercio.

Si alguien duda de lo que afirmo, solo debe procurar las liquidaciones de la Cámara de Compensación en el periodo Julio 6-Diciembre 21, 1989. Ahi está la verdad que comprueba lo que afirmo.