Encajado

Por Alexis Js. Acosta Genao

El término Encajado básicamente significa En Caja para representar así una condición óptima de dinero en caja, o sea en las bóvedas del banco de que se trate y en las bóvedas del Banco Central. Observe el lector que he usado la conjunción de manera que se entienda dos posibilidades obligatorias que hay que cumplir. Todos los bancos comerciales, sin excepción, sean estos extranjeros o criollos, en todas las épocas, han confrontado problemas de desencaje, es decir de iliquidez transitoria, o ausencia del cash requerido en bóveda y en el Banco Central. Sé de un banco enorme que estuvo más de 16 semanas desencajado, y por bastante dinero.

Para ilustrar este punto de iliquidez transitoria, en forma sucinta, procederé a explicar el mecanismo básico del llamado Encaje Legal, roca importante de la liquidez, solidez, y estabilidad de un banco comercial.

El encaje es un concepto tan antiguo como la banca. En efecto, las personas que se dedicaron a custodiar fondos de terceros, se dieron cuenta que podían guardar una parte del dinero recibido, y prestar el resto.

Así, cuando el depositante solicitaba sus recursos, el custodio se lo entregaba utilizando las reservas que había guardado para enfrentar esta posibilidad.

Es un concepto muy parecido al llamado “San” mediante el cual personas aceptan fondos de terceros que le entregan los mismos todas las semanas, o mensualmente, para recibirlos luego en una fecha predeterminada, quedándose el custodio con una suma parcial como compensación por sus servicios. Muchos “Saneros” prestan parte de los fondos del “San” con índices mínimos de pérdida según mis estudios del mercado financiero informal en la República Dominicana.

El Encaje Legal no es mas que una Reserva,  un porciento de los valores del público, los cuales, y esto es importante recordarlo por razones que explicaré luego, en los 80, eran los depósitos a la vista, los ahorros en moneda nacional, los pasivos no representados por depósitos, los ahorros en moneda extranjera, los depósitos a plazo y certificados financieros, y los depósitos a plazo en moneda extranjera, que deben estar depositados en las bóvedas del banco, y en la Cuenta Regular del banco de que se trate, en el Banco Central; en esa época era un 20%, de los cuales 15 % debían estar depositados en el Banco Central y  5 % en la bóveda del banco comercial.

Como se infiere, el porcentaje a mantener en el Banco Central es mucho mayor, pues esa entidad lo que desea es que el efectivo del encaje sea mantenido en sus bóvedas.

En la actualidad, la política establecida por la Junta Monetaria, según la Ley Monetaria y Financiera, Sección II, Del Programa Monetario de Instrumentos de la Política Monetaria. Artículo 26, dice:

“Encaje Legal.
Las entidades de intermediación financiera estarán sujetas al encaje legal, entendiendo por tal la obligación de mantener en el Banco Central o donde determine la Junta Monetaria, un porcentaje de la totalidad de los fondos captados del público en cualquier modalidad o instrumento, sean éstos en moneda nacional o extranjera. La obligación de encaje podrá extenderse reglamentariamente a otras operaciones pasivas, contingentes o de servicios, si así lo considerase la Junta Monetaria” (Fin de la cita)

He colocado en negritas, cursivas, algunas líneas del párrafo anterior, debido a que es curioso:

a)      que el Banco Central, y la Junta Monetaria, puedan contemplar otro lugar, que no sea el Banco Central, en donde mantener el encaje de las entidades financieras, sean estas monetarias o no monetarias.

A riesgo de especular, al parecer esta decisión estuvo basada en flexibilizar el reglamento, o quizás por las dificultades operacionales creadas, y los grandes desafíos de disponibilidad de recursos humanos, al recibir miles de ahorrantes del Baninter.

Otra posibilidad seria la de cumplir con exigencias de alguna entidad foránea que desee tener control de los flujos monetarios –en moneda local o extranjera- en una situación extrema de incumplimiento por parte del Gobierno Central, sin necesidad de que se requiera una ley especial al existir una que la permita.

Es decir, disponer del control de unas Aduanas, esta vez Financiera, que complementaria cualquier otra medida interventora tal como la que ocurrió el 27 de Diciembre del 1924.

b)      Que se contemple Encajar Operaciones Pasivas Contingentes.

El término Pasivo es una forma de expresar en el reglamento que el banco, o cualquier empresa, tiene una deuda.

El adjetivo “Contingente” se utiliza para definir que la Deuda seria consecuencia de alguna acción en el pasado que aun no se ha materializado.

En otro capítulo explico el concepto relativo a las Contigencias y el problema que su encaje provocaria en todos los bancos e instituciones financieras reguladas del Sistema, sean estos Monetarios o No Monetarios.