Encaje Legal y Politica Monetaria Coercitiva

Alexis Js Acosta Genao

La utilización del Encaje Legal dentro del marco de una política monetaria tiene dos aspectos esenciales: uno de protección a los ahorrantes; el otro es de control de la masa monetaria en poder de los bancos, o de sectorización del crédito para estimular algún área de interés de la economía.

El uso, sin embargo, del Encaje Legal como política restrictiva de las variaciones en la tasa de cambio, tiene algunos aspectos interesantes, tal como lo demuestra la historia económica de las décadas de los ochenta y noventa, sobretodo porque esas políticas reflejan el efecto pernicioso ocasionado por la falta de abundancia de monedas fuertes,  de curiosas políticas restrictivas a las que han sido sometidos, históricamente, los generadores de divisas, verdaderos héroes en sus actividades productivas, a quienes el estado, tradicionalmente, ha tratado en forma inapropiada, con impuestos onerosos y otros obstáculos, sobre todo a los exportadores no tradicionales, que al igual que los demás carecen del apoyo que le ofrecen a este sector países como Japón, China, Corea, Brasil, Chile, para citar unos pocos.

Es decir, los aumentos en la tasa de cambio son un efecto, influenciado fuertemente por la ausencia de exportaciones, entre otros factores, que a su vez genera devaluaciones involuntarias que obligan al Banco Central a “intervenir” en el mercado mediante “inyecciones” de dólares, a veces muy grandes, con el objeto de controlar la caída del valor de la moneda local, y mantener niveles de precios y disponibilidades de mercancías, aceptables.

Es pues crítico incrementar las exportaciones  de manera que se reduzca la dependencia, que en la actualidad es altísima, en términos de generación de divisas por el turismo, inversión extranjera, remesas de dominicanos en el exterior, y las zonas francas.

Esas devaluaciones, si se van de la mano, conspirarían, gravemente, sobre el sistema bancario nacional, ocasionando el colapso de instituciones financieras monetarias y no monetarias, aun cuando las mismas sean bien manejadas administrativamente.

Es, pués, relevante que los banqueros entiendan la importancia de la generación de divisas para sus empresas, y promuevan la adopción de políticas que permitan exportar, para lo cual cero impuestos debe marcar el norte. Les aseguro que si la tasa de cambio es estable, sus bancos también lo serán.

En el pasado, en los años 80 y 90, las iniciativas de las autoridades monetarias en controlar la tasa de cambio a través de políticas restrictivas en los requerimientos del Encaje Legal no tuvo nunca el efecto deseado debido la imposibilidad de controlar el mercado cambiario mientras el gobierno continuaba con una política muy agresiva del gasto público, lo que se unía a la realidad de alarmantes procesos de Desintermediación Financiera, y reflejos negativos en el ahorro del público por la presencia de tasas de interés pasivas negativas, unidas a tasas de interés activas altas que también conspiraban contra la capacidad de repago de los créditos de los clientes, afectando  a su vez, muy adversamente, la calidad del portafolio de los créditos del sistema bancario en su conjunto,  debido esencialmente  a la hiperinflación que afectó al país en esa época.

Además, la utilización del Encaje Legal como elemento coercitivo de las fluctuaciones en la tasa de cambio, desconocía situaciones reales que se manifestaron via “rumores perversos” puestos a circular en contra de importantes entidades del sistema, y que posiblemente lo harán de nuevo si las autoridades permiten acciones desestabilizadoras de banqueros, ó políticos e interesados desaprensivos que aparezcan en el futuro como ocurrió en el año 2003 cuando bancos muy grandes, fueron embestidos con una bien orquestada campaña de comentarios que el entonces Gobernador del Banco Central definió, verbalmente y por escrito, como “rumores perversos”,  que contribuyeron grandemente a esos colapsos, ocasionando que la tasa de cambio llegara hasta el 60 –y pico-por uno, anormal situación que incluso hizo colapsar a su vez el proyecto de reelección del gobernante aspirante echando por la borda el excelentísimo desempeño del entonces presidente cuando fue Secretario de Agricultura.

Los siguientes ejemplos explican hechos reales relativos al tema del Encaje y los estresantes efectos de esas situaciones.