Problemas del Encaje de Operaciones Pasivas Contingentes

Por Alexis Js. Acosta Genao

De acuerdo a la Ley Monetaria actual, el Encaje de las Operaciones Pasivas Contingentes es una posibilidad. A mi juicio, esta eventualidad es sumamente complicada y si se ejerciese, financieramente insostenible para la mayoria de los bancos del sistema financieron dominicano. ¿ Pero,  Qué es una Contingencia Pasiva? ¿Cuales serian los eventos futuros que puedan ocurrir o no?

La Financial Standard Board (FASB) entidad que establece los Estándares de la Contabilidad en los Estados Unidos, en su regla FAS 5, Accounting for Contingencies (Contabilizando Contingencias), establece lo siguiente: cito,

“Para el propósito de esta declaración, una Contingencia es definida como una condición, situación o conjunto de circunstancias que impliquen la incertidumbre en cuanto a la posible ganancia, o pérdida a una empresa que finalmente se resuelva cuando uno o más eventos futuros ocurran, o no ocurran.” Fin de la cita.

Normalmente las empresas deducen de los ingresos a esos pasivos contingentes, beneficiándose tributariamente; su reconocimiento se hace anotándolos en los libros en una cuenta real, es decir, como una deuda, que se cancela cuando ocurra el pago de la misma, y como un gasto mediante su registro en una cuenta temporal, que se lleva a cero en el cierre del año fiscal de que se trate.

En el caso de un banco, el tratamiento de las operaciones pasivas contingentes es ligeramente diferente al de una empresa común, pues si bien es posible lograr el beneficio impositivo, existe la obligatoriedad de tener que Encajar el valor contingente mediante el registro del pasivo en una Cuenta Real, la cual obliga al banco a depositar parte de esa deuda en el Banco Central para cumplir con el Encaje Legal, y pagar multas si la anotación contable origina desencajes al no disponerse del efectivo requerido en el momento del registro, y en lo sucesivo.

(En Contabilidad hay tres tipos de cuentas, las Reales, las Temporales y las Residuales. Las Cuentas Reales son utilizadas para anotar los bienes, llamados también Activos, a las Deudas, que a su vez pueden ser Verdaderas, o Contingentes. Las Cuentas Residuales resultan de restar de los Activos a las Deudas. Es generalmente aceptado que los Pasivos Contingentes, debido a la incertidumbre, se anoten en los estados financieros como Items Fuera de Libros (Off Balance Sheet Items), partidas que en algunos casos han sido utilizadas incorrectamente para definir la presencia de un “banco paralelo”. El examen de los estados financieros publicados por las insituciones financieras revela que el tratamiento sugerido por la FASB no les deja mas alternativa a sus gerentes de operaciones  que mostrar estas partidas contingentes como Notas, de manera que el interesado conozca de sus potenciales implicaciones. Pero ningún banco las “Encaja” ni las reduce de sus potenciales niveles de efectivo”.

Otro aspecto relevante para el banco  es que la disponibilidad del efectivo para hacer préstamos se reduciria al tener que encajarse la Contingencia.

Es interesante observar que esos pasivos contingentes, y su reconocimiento, dieron origen a litigios contractuales entre banqueros, aduciéndose, en algunos muy publicitados casos, que esos pasivos eran parte de bancos paralelos.

Pero la verdad es que cuando se actúa con seriedad y buena fe entre las partes contratantes, si estas son decentes, y honorables, no hay alternativa que no sea la de cuantificar y clarificar estas contingencias para que no le tome de sorpresa al comprador si la ganancia, o pérdida, o su impacto en el Encaje Legal se materializa tal como lo requiere la FASB, y el reglamento del Banco Central y la Superintendencia de Bancos.

Dilucidar los asuntos relativos a pasivos contingentes en público y en litigios con el interés de disponer de una causa gananciosa ha ocurrido en el país con seudo banqueros, comerciantes, que se engancharon en la profesión, y que al final de la jornada sus propias acciones de indecencia empresarial provocaron el colapso de sus bancos, dejándole a las autoridades monetarias, a los accionistas, ahorrantes y al pais, amargos sinsabores.