Sistema Monetario y Mandrake el Mago

Por Alexis Js. Acosta Genao

Para Griffin el sistema monetario actual  “hace aparecer dinero de la nada y oculta la deuda”,  que algunos comparaban (a esa virtud) a las habilidades de Madrake el Mago.

Esta concepción de Griffin, estaba basada en la realidad de que cuando los bancos prestan, no entregan físicamente dinero, sino que lo hacen disponible mediante la firma de una nota, o pagaré, en donde se hace constar la cantidad del dinero prestado.

El prestatario a su vez deposita los fondos en otro banco, valores que  pasan a formar  parte de los fondos que ese banco dispone para prestar cuando la “Liquidación de la Cámara de Compensación” tiene lugar. Y así sucesivamente.

Argumentaba Griffin que los préstamos de los bancos están determinados no por el dinero que realmente poseen, sino que son un múltiplo, limitado por el reglamento del Encaje Legal, de ese depósito.

Por ejemplo, si un banco recibe un depósito de  $100 y el Encaje es 10%,  debe mantener $10 en Caja y Banco Central, y puede prestar $90.

Pero quienes reciben esos $90 los depositan en otro banco, el que a su vez puede prestar el 90%, o sea $81; quien recibe esos $81 a su vez los pueden depositar en otro banco, entidad que está ahora en capacidad de prestar el 90%, es decir, $72.90 y asi sucesivamente.

La creación, pués, de dinero, en muy corto plazo es en este ejemplo de  $90 + $81 +$72.90, es decir, aproximado a $250.00.
En otras palabras, los bancos comerciales tienen la capacidad de crear dinero en forma secundaria, mientras que el Banco Central es el emisor primario mediante la impresión, en sus oficinas, de dinero en forma de Monedas y Billetes.

Pero la verdad es que la creación de la Reserva Federal fue esencial para el buen funcionamiento de la economía de los Estados Unidos, y de los masivos intercambios que ocurrían diariamente en la Cámara de Compensación, algunos de los cuales están afectados por horarios diferentes, de varias horas, en el pasado de hasta varios días, lo cual fue aprovechado por un banquero, E. F. Hutton, para obtener financiamientos a cero interés por millones de dólares, tal como explico mas adelante.

En otras palabras, la creación de un Banco Central en los Estados Unidos era una apremiante necesidad, y  fue una respuesta a la desconfianza del público en la moneda, y a los pánicos financieros y que culminaron en la debacle post el terremoto de San Francisco del 1906 como expresé anteriormente.

Obviamente, ni el Sr. Jefferson, (ni el Presidente Jackson), estaban equivocados del todo; pero la misma Constitución que Jefferson había ayudado en forma preeminente a forjar, seria una barrera en contra del monopolio bancario, y los abusos que él había previsto que los banqueros realizarían.

Prueba de la profundidad del pensamiento de Jefferson, una muestra en nuestros días, es el caso del llamado “meltdown” (derretido) del mercado de bienes raíces en los Estados Unidos, catástrofe que ocasionó millones de ejecuciones hipotecarias, al punto que, al escribir estas líneas, los propietarios de esas casas y apartamentos las perdieron, quedándose los bancos con  una masa enorme de esos bienes raíces, los cuales los han ido reincorporando, a través de su venta, poco a poco, al mercado.

Es decir, millones de ciudadanos americanos perdieron sus viviendas, quedándose los bancos con ellas, por lo que dijo Jefferson hace mas de doscientos años, “y todas las instituciones que florecen entorno a los bancos privarán a la gente de toda su posesión”, quedó parcialmente confirmado.

En el caso dominicano, la crisis bancaria del 2003 causó una hiperinflación y alzas en la tasa de cambio extraordinarias, con altos y volátiles niveles de precios, los que variaban cada minuto. El impacto sobre el poder adquisitivo de la población fue recogido en una frase con la que se identificó a los supermercados los cuales pasaron a llamarse como “Las Casas del Terror” pues los establecimientos indexaban los precios basados en las fluctuaciones que durante el dia iba teniendo la tasa cambiaria.

El problema de los fluctuantes índices de precios hizo que el Banco Central destazara en pedazos al principal banco que originó la debacle. Entre esa descuartización del holding bancario, el Gobierno decidió que el Banco Central asumiera cientos de miles de ahorrantes y depositantes, desmonetizando una masa enorme de dinero, que frenó, reduciendo y estabilizando los niveles de precios y la tasa de cambio, la cual se ha ido ajustando gradualemente, llegando al nivel actual de unos RD$45/1 Dólar.

Al actuar asi, el Gobierno no siguió la política del Dr. Joaquin Balaguer, quien a pesar de que un segmento importante de los bancos colapsó (8 bancos comerciales, hipotecarios y financieras), no permitió que el Banco Central absorbiera las mismas, y todas, sin excepción, fueron liquidadas.

En el futuro, el dilema para cualquier Gobierno es como hacer que el Banco Central se deshaga de esa carga que tantos dolores de cabeza le ha creado. El Gobierno nunca debe olvidar a Mandrake el Mago, y su capacidad de crear dinero de la nada tal como explico en el ejemplo supraindicado. El valor multiplicador de potenciales traspaso  a cualquier entidad del Mercado, sea esta monetaria, o no monetaria, de esas masas de dinero líquido que tiene en su poder el Banco Central, tendria un efecto extremadamente nocivo sobre la estabilidad cambiaria independientemente de que se fortalezcan las Reservas en divisas.

Sin embargo, como en toda crisis, hay una solución factible para lograr liberar al Banco Central de esa carga sin que se afecte los niveles de precios. Esa solución incluso permitiría un avance significativo en el mercado bancario dominicano y una importante modernización del sector.