Bancos Centrales y las Criptomonedas II

Por Alexis Js. Acosta Genao

La utilización del dinero, y su intercambio, cuyos origenes se remontan al mismo inicio de la humanidad cuando el hombre se dió cuenta que podia intercambiar palitos de madera por aves y animales cazados, ha sido transformado con el advenimiento de la internet hasta el punto que el dinero ha sido digitalizado en variadas formas, permitiendo transferencias y el pago de mercancias y productos sin que sea necesario el dinero físico.

El marco conceptual relativo al Dinero Digital (DG) es hoy una realidad, es decir, existe dinero digitalizado -o con caracteristicas muy similares- en la actualidad, y está representado por los depósitos que los bancos comerciales tienen en el Banco Central, creando una deuda de este tal como aparece en los Estados de Situación de esas entidades.

De hecho, en el caso reciente, en el pais, el Banco Central tuvo la innovadora idea de permitir reclamaciones directamente del público cuando aceptó que los ahorrantes del Baninter depositaran, por un tiempo, estos valores; con otra novedad, su remuneración mediante el pago de intereses y la provision de un Certificado de inversión. Obviamente, el Banco Central, en el caso que explico, y que yo sepa, nunca recibió cash en las cantidades reconocidas en esas reclamaciones del Baninter, de ahi el caracter cuasi digital de esa enorme masa monetaria, cuya contención evitó el colapso global de la economia.

Es, pues, plausible, que el Banco Central pueda formalmente crear una Moneda Digital, digamos, el Peso Oro Digital Dominicano (PODD), con dos caracteristicas esenciales: a) que sea igual, o muy parecido, a los valores actuales en circulación, y b) que sea digital.

Los Bancos Centrales emiten medios de pagos de caracter público utilizando los billetes que tienen en sí determinadas caracteristicas físicas. A medida que avanzan los desarrollos tecnológicos, la utilización del efectivo se ha ido reduciendo, en algunos paises en forma muy significativa, surgiendo la inquietud sobre la posibilidad que ellos emitan su propio dinero digital, el que, a diferencia de la moneda fiat, no se puede tocar.

Las posibilidades de la emisión de pagos digitales por parte de los Bancos Centrales, ampliaria la oferta de valores digitales respaldados por la máxima autoridad monetaria, creando dos escenarios interesantes, a) que la oferta sea ofrecida por el sector privado y b), por el Banco Central, o ambos.

En el caso dominicano, debido a la experiencia muy dolorosamente recordada del colapso de muchas instituciones financieras monetarias y no monetarias en el pasado reciente, la posibilidad de que esos valores digitales sean distribuidos, o emitidos, por el sector bancario privado no seria prudente sin que exista un periodo de prueba, quedando como única alternativa que el emisor y receptor de esos valores digitales lo sea el Banco Central. En una segunda etapa, y en forma gradual, se pudiera permitir al sector privado, en especial a las instituciones financieras no monetarias, de ofrecer dichos valores, dentro de un marco conceptual parecido en el que operan las compañías de seguros dominicanas, las cuales deben mantener Reservas, y compartir los valores con otras instituciones, diluyendo el riesgo, y los colapsos tal como ha sido la experiencia real en el pais, debido a que aun cuando puedan crear dinero digital, al no eliminarse el fraccionamiento que existiria al establecerse las Reservas, la expansión monetaria es mas gradual, y hasta cierto punto controlable.

Excluyo a instituciones monetarias pues, técnicamente, actuarian igual a lo que ocurre en estos momentos con la banca fraccional tradicional, creando, como Mandrake el Mago, dinero de la nada, y ocultando la deuda.

Es decir, solo el Banco Central seria el emisor y receptor de la moneda digital que llamaremos, como expresé antes, Peso Oro Digital Dominicano (PODD) para facilitar la comprensión del tema.

De esta manera nos acercariamos a lo solicitado en el recién pasado Refendum en Suiza, mediante el cual mas de 100 mil ciudadanos solicitaron al Banco Nacional Suizo eliminar la creación de dinero de los bancos comerciales que permite el fraccionamiento de los depósitos a la vista, que son los uitlizados por el público mediante la emisión de cheques, incredible petición que afortunadamente fue rechazada por los votantes por improcedente y mal fundada, pues ya esa modalidad existe por cientos de años, y restringir a los bancos comerciales prestar la porción permitida de esos depósitos, hubiese creado serias distorsiones en la conducción de la política monetaria en la que se sustenta todo el andamiaje legal y económico de ese pais.

Pero en el caso que el Banco Central adoptase el Peso Oro Digital Dominicano (OODD), no ocurriria pues estariamos en una actividad completamente nueva; asi, solo el Banco Central tendria la capacidad de crear y distribuir el dinero digital y hacerlo parte integral de su politica monetaria.

Es preciso ratificar el concepto que permitir que el mercado digital funcione con las mismas estructuras y peculiaridades del sistema fiat fraccional, seria catastrófico en la eventualidad de un colapso bancario, posibilidad que afectaria por muchos años la confianza del público en las monedas digitales que el Banco Central emitiese.

El dinero digital seria remunerado, al igual como lo son los depósitos del público en los bancos, o no, esto es si se consideraria como el efectivo; otro aspecto muy sensible es si Banco Central debe respetar la anonimidad que garantiza el disponer los valores en cash, o ser nominativos como los depósitos bancarios.

Es un asunto técnico que habria que evaluar al amparo de la legislación bancaria, la cual tendria que modificarse, para proteger el anonimato, Piedra angular en la que descansarian esas emisiones monetarias digitales.

Naturalmente, seria peciso estudiar como el anonimato se pudiera preservar, y a la vez evitar el fraude fiscal y el lavado de capitales, y también ponderar que en los casos de valores en moneda extranjera, los inversores tengan que aportar un porcentaje como costo de administración pagadero al Banco Central, en cuyo caso, el valor neto que quedase una vez deducidos los gastos administrativos pertinentes, pasen a formar parte de las Reservas Netas en Moneda Extranjera del pais. El potencial es enorme.

Obviamente, el anonimato ha estado presente, por cientos de años, en mercados bancarios avanzados, como Suiza, por lo que, técnicamente es completamente factible; nosotros también podemos hacerlo, y para ello habria que enviar a Suiza a los técnicos del Banco Central para que estudien como ellos han logrado, en forma tan eficiente, proteger a los inversionistas.

Antes de continuar, deseo observar que la introducción del Peso Oro Digital Dominicano Digital (PODD) tendria la ventaja de reducir la demanda y utilización de efectivo, incluso permitiendo a las empresas eliminar la necesidad de que los cobradores tengan que llevar, o tratar con dinero cash, evitándose, y reduciéndose, los asesinatos de estos empleados tal como explico en uno de los escritos sobre las criptomonedas, permitiendo, además, dominar la tecnología de los Bloques en Cadena (Blockchains).

No hay comentarios.

Agregar comentario