Puente Mortal

Por Alexis Js. Acosta Genao

“Quedar abajo”… Esto fue precisamente lo que le pasó a un banco con un cliente cuando honró un cheque millonario presentado por caja por el antiguo Banco Gerencial y Fiduciario.

Una tarde, mientras ese amigo, en ese entonces Presidente de una institución financiera no monetaria enorme, se encontraba descansando en su residencia, se produjo un aparatoso despliegue de personas armadas en el patio de su casa, que le hizo pensar que se trataba de un secuestro, o un asalto.

Ni uno ni lo otro. Se trataba del Presidente del banco afectado quien con su séquito de hombres armados irrumpía y alteraba la quietud de su hogar. En su propia casa, este ejecutivo es confrontado con una gravísima amenaza en contra de su hija, una importante ejecutiva del entonces Banco Gerencial y Fiduciario entidad que tenía entre sus clientes a un importador, un joven y habilidoso Cubano, que se desempeñaba con éxitos en los negocios de las telecomunicaciones.

Este disponía de créditos garantizados en el Banco Gerencial por el orden de las siete cifras bajas, y emitió un cheque para la cancelación de sus deudas, requiriendo el consecuente descargo legal y la liberación de sus hipotecas.

Es normal, y lo correcto, que una institución, cuando recibe un pago, antes de liberar las garantías, se asegure de la disponibilidad de los fondos, mucho más si es una cifra tan importante.

Así, el cheque girado fue mandado a canjear al banco del Cubano por el Banco Gerencial y Fiduciario quien deseaba la certeza que da un Cheque de Administración Bancario, y para tales fines se comisionó a la funcionaria hija del banquero a que hacemos referencia, para que el banco girado emitiera el Cheque de Administración para ellos poder así liberar las garantías del cliente que le pagaba sus compromisos.

La transacción pasó sin novedades. Dias después, para usar el lenguaje de la época, se “destapó” un sobregiro en la cuenta del ciudadano Cubano en el banco emisor del Cheque de Administración, sobregiro originado por el pago de este, y otros valores, que tenían como soporte efectos en tránsito por millones de pesos depositados por el Cubano, y que fueron devueltos, via la Cámara de Compensación, por los bancos girados, quedando así, “abajo”, el banco cuyo Presidente se presentaba desesperado en la casa del banquero referido mas arriba.

El banco girado argumentó que el Banco Gerencial, y la hija de mi amigo, estaban “combinados” con funcionarios del mismo banco girado para que este, a sabiendas de que los cheques depositados estaban en tránsito, autorizaran y emitieran el cheque de administración a favor del Banco Gerencial.

Es decir, al llegar los cheques depositados por el cubano devueltos de otros bancos, los pagos que contra estos se habían realizados quedaban al descubierto, y su cuenta en el banco girado quedó sobregirada.

Se extorsionaba al ejecutivo de la entidad financiera no monetaria a que hacemos referencia, y se le pide que para evitar un escándalo le emita un cheque personal de RD$ 4.0 millones, pues en la investigación de los alegados miembros del DNI asignados al banco girado, se determinó una gran confabulación fraudulenta que envolvía a su hija y al Banco Gerencial; si él no pagaba su hija iba a ser demandada ante la justicia penal y encarcelada.

Obviamente que esta era una gravísima acusación. Ella reflejaba no solamente la indelicadeza de ir a su propia casa a extorsionarlo y sobre todo a él que era una persona que lo apoyaba con millones de pesos en Certificados a Plazo.

La acusación, como era de esperarse, fue rechazada de plano, pues los hechos no apoyaban las teorías del máximo ejecutivo del banco girado. Pero el Presidente a que hacemos referencia no se amilanó, y cumpliendo su palabra, sometió a la justicia penal a la funcionaria del Banco Gerencial.

Fueron momentos terribles para esa familia, sobre la que pendía una decisión soberana de un juez penal con relación a su pariente.

La joven fue descargada totalmente de los injuriosos cargos, pero ya el daño realizado era, es y será irreparable, al caer en el plano personal.

No hay comentarios.

Agregar comentario